El estrés no siempre es malo

Publié le par Penissard

 

 

El estrés no siempre es malo


Puede ser un aliado para conseguir el éxito.


La palabra "estrés" se ha popularizado en nuestro mundo actual. ¡En exceso seguramente!


El estrés ha existido siempre. Durante una conferencia, el Dr. Stanley Krippner, un hipnólogo terapéutico, muy conocido y de gran reputación, recitó las palabras de un médico que vivía hace 2600 años y que decía esto:

.

"Nuestro mundo actual vive una época perturbada." Hay enfermedades vinculadas a sus formas de vida.

"Él no hablaba en esa época de estrés," pero, hablaba ya entonces de una enfermedad de la civilización. Tal declaración podía haberse hecho en nuestros días


El estrés, según el especialista mundial del tema, Hans Selye, es un buen amigo y no es malo en si mismo.


¡Voy a explicártelo de un modo sencillo!


Prepárate para ver el estrés como un aliado, más que como un enemigo. Créeme, es el mejor amigo para tu éxito.


Tu cerebro primitivo te sirve para ayudarte a reaccionar rápidamente cuando vives una amenaza.


Imagínate, que vives en un tiempo muy lejano, hace 20.000 años. Llevas poca ropa, vives en condiciones precarias y el medio ambiente es hostil, peligroso. Estás en peligro constantemente. Un animal puede atacarte de un momento a otro y tienes que cazar para alimentarte. En resumen, el peligro está por todas partes. Tu única energía es, el estrés, que te aporta la fuerza, en caso de sufrir el asalto de un animal.

En menos de un segundo tú REACCIONAS salvándote rápidamente. Pero, esta fuerza y esta rapidez te la dieron las hormonas que se diseminaron por tu sangre en menos de un segundo. Tienen por objeto estimular tu ritmo cardíaco, aumentar el estado de alerta de tu mente, y la rapidez de los reflejos.


Es lo que llamamos el estrés de reacción (reacción frente a una situación de peligro). En este caso el estrés te salvó la vida.

Pero, ¿Que ocurre en nuestro mundo actual?

Imagínate ahora mismo. Tienes que ir a un encuentro que temes. Sientes nudos en tu estómago, (plexo solar), tienes las manos húmedas y sudores fríos, echas la culpa de todo tu malestar al: ESTRÈS.


¿Qué te pasa en ese momento?


Te imaginas ir a la entrevista con la persona. No tienes manifiestamente el valor para encontrarla pero de todas maneras... te enfrentas a la situación. Además las sensaciones de estrés refuerzan tu sentimiento de que "no puedes", de que no vas a dar el paso... ¡Pero tienes dos posibilidades!



1- Actúas y te enfrentas al problema yendo al encuentro de la persona


2- Renuncias, es decir, no superas el miedo.


Cuando te imaginaste el reto del encuentro, tu cerebro primitivo te AYUDÓ enviándote una hormona en la sangre: la adrenalina.



Su objetivo: poner tu mente en alerta para una mejor vigilancia, una mejor concentración y eficacia.



Situación 1: El estrés te ayuda (la adrenalina se quema), eres equilibrado



¡Te procura FUERZA Y ENERGIA!


Si actúas en ese momento, vas a ser muy potente. Estarás alerta. ¡Serás Eficaz!


Unas horas más tarde, se habrá quemado la adrenalina que tenías dentro para estimularte. ¡Enhorabuena! No serás víctima de los efectos secundarios del estrés.


Situación 2: La adrenalina no se quema y comienzas a sufrir los efectos secundarios del estrés


¡No actúas! Dejas al miedo invadirte. La adrenalina se queda en tu sangre, te envenena. Te sientes mal en tu piel. A largo plazo, puedes desarrollar enfermedades psicosomáticas.


En resumen, toda esta preciosa energía puesta a tu alcance "para enfrentar" tu miedo... ¡la has malgastado no actuando!


Entonces…….


Si no actúas cuando tu cerebro primario "te ofrece" el estrés energético, la adrenalina no se elimina y por supuesto sufres un envenenamiento que puede producir, a largo plazo, en caso de que el fenómeno se reproduzca…. Un agotamiento de tu organismo. El estrés se vuelve aquí peligroso.


Entiende que esto es fundamental


Tu estado de estrés es la reacción frente a una situación. No es un mal en sí. Al contrario, cuando necesites ayuda (reto, nueva situación, reacción rápida ante el peligro etc...) el ESTRÈS TE AYUDARÁ. Te llenará de energía. Mucha energía.



Conclusión:


Cómo dejar de ser la víctima de los efectos secundarios del estrés….


Muy sencillo. La solución está a tu alcance, en tu interior. Cuando vivas una situación "estresante", nos veas al estrés como tu enemigo... sino como tu amigo. Ya que, está allí para servirte en "bandeja de plata" una concentración energética gratuita y formidable. Cuando vayas a actuar (conversaciones, competiciones, exámenes, reto etc.) tendrás todas las posibilidades de conseguirlo si UTILIZAS INMEDIATAMENTE ESTE TORRENTE de nueva ENERGÍA ofrecido gratuitamente por TU cerebro primitivo.


¡l estrés es TU amigo y su papel es ayudarte para que todo salga bien!!


(c)Didier Pénissard


¡Invierte en ti¡

  inscripción gratuita a los cursos de desarrollo personal  





Publié dans desarrollo.personal

Commenter cet article